Inflación sin freno: alimentos y bebidas subieron más de 15 veces en casi seis años

Economía Nacionales

La erosión del poder adquisitivo de los argentinos a manos de la inflación cada vez se profundiza más y una muestra de eso es la pérdida de valor que experimenta el billete de $1.000 desde su lanzamiento a fines de 2017. Esto fue reflejado por el informe denominado “Changómetro”, elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

El estudio detalló que el impacto de la inflación “no es un problema de una cadena específica o de un producto en particular, sino que es algo que afecta a todos los sectores”. En lo que refiere a los alimentos y bebidas, el informe indicó que se incrementaron más de 15 veces en los últimos cinco años y medio.

En ese sentido, la economista de la institución Nicolle Pisani Claro precisó que “para comprar hoy lo que comprábamos con $1.000 en alimentos y bebidas en diciembre de 2017, necesitamos más de $15.300, o para comprar la ropa que comprábamos con $1.000 en diciembre de 2017 hoy necesitamos $17.000”.

El estudio toma como referencia a diciembre de 2017 ya que por ese entonces el billete de $1.000 recién se estrenaba. Al respecto, el economista David Miazzo sostuvo que “si llevamos a la discusión de los nuevos billetes, vemos que por lo menos necesitaríamos uno de cerca de $15.000 para que tenga el mismo poder de compra que tenía el de $1.000 cuando recién salió”.

Entre los productos que incluye la canasta que mide FADA esta una docena de Huevos, que en 2017 con $1.000 se compraban 29 docenas, en tanto que hoy apenas 1; el kilo de Tomate, que hace casi seis años de compraban 40,5 kg, mientras que hoy solamente 1,5; el kilo de Papa, en 2017 se compraban 53 kilos, hoy sólo 3; y la botella de 1,5 litros de Aceite de girasol en 2017 se compraban 15 botellas, mientras que hoy solo alcanza para 1.

En sintonía con las vacaciones de invierno, el informe también incluye un análisis sobre el costo de realizar una “pijamada” para cuatro chicos. La canasta que calcula este plan cuenta con dos hamburguesas completas por chico con queso, jamón, huevo, lechuga, tomate, aderezos, acompañado por papas fritas, gaseosa, helado y unas golosinas y asciende a los $13.320.

La misma actividad en diciembre de 2017 costaba $980. Esto implica que el costo de organizar una juntada para la misma cantidad de personas y con los mismos productos, se multiplicó por 13,5 en cinco años y medio.

La manera de afrontar este panorama que plantean desde FADA

Los economistas de FADA afirman que hay formas de “tratar” o controlar la inflación. En esa línea, apuntan a que hay que tomar medidas en tres sentidos: emisión de pesos, equilibrio fiscal y confianza en la economía del país.

“No alcanza con abordar uno de esos tres frentes, sí o sí hay que encarar los tres focos para que funcione”, advierte Miazzo y agrega que “hay que dejar de imprimir pesos, el Changómetro muestra que el problema no son los precios, son los pesos y su pérdida de valor”.

Desde FADA consideran que “para dejar de imprimir pesos es necesario contar con equilibrio fiscal. Este es el segundo punto: los gobiernos tienen que dejar de gastar más de lo que recaudan por impuestos, no hay otra opción que controlar el gasto público para controlar la inflación”.

En cuanto al último punto mencionado, respecto a generar confianza en nuestra moneda, Ariño explica que “los pesos, como cualquier moneda, son un papel impreso, su valor está determinado por la confianza que genera el país que lo imprime”.

En ese sentido, Miazzo indica que “por esto, la solución pasa también por generar confianza en la salud y el rumbo de la economía de un país. Para ello, es necesario un plan económico consistente que sea capaz de ir solucionando los grandes desequilibrios macroeconómicos del país”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *