El Presidente recorrió el primer reactor nuclear diseñado y construido en Argentina

Nacionales

El presidente Alberto Fernández recorrió este viernes junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y a la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Adriana Serquis, las instalaciones del Carem, el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en Argentina, más precisamente en la localidad bonaerense de Lima, partido de Zárate.

El jefe de Estado recorrió las instalaciones junto al secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; el secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, Diego Hurtado; la subsecretaria de Coordinación Institucional de Energía, María Florencia Álvarez Travieso; y el presidente de Nucleoeléctrica Argentina, José Luis Antúnez, según indicaron voceros oficiales a Telam.

El Carem es «el primer reactor nuclear de baja potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina, y su construcción muestra la capacidad del país para el desarrollo y puesta en marcha de centrales nucleares», informaron fuentes de Presidencia.

Este componente nuclear se perfila a su vez como uno de los líderes mundiales en el segmento de reactores modulares de baja y media potencia (SMR, por sus siglas en inglés).

El desarrollo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) coloca a Argentina «en el camino de liderar el segmento de reactores modulares de baja y media potencia SMR, que son la tendencia mundial en materia de energía nuclear, porque se trata de reactores mucho más pequeños, con un diseño más simple y seguro», sostuvieron desde el Ejecutivo.

Además, al construirse por módulos, estos reactores son más convenientes a nivel económico porque es posible producirlos en serie, y porque permite que se sumen módulos en la medida que sea necesario «incrementar la potencia de manera más flexible que una central grande, donde uno tiene que realizar toda la inversión al principio».

Esta clase de reactores «tienen una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o de polos fabriles e industriales con alto consumo de energía, incluyendo la capacidad de alimentar plantas de desalinización de agua de mar», añadieron las fuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *